add 2

lunes, 11 de agosto de 2014

Por si soy fantasma

Cuando se va de este mundo un ser querido, puede ser que podamos reencontrarnos con ellos de alguna forma inesperada, al descubrir alguna pertenencia, o libro o carta que no se tenía idea, y permite rencontrarse con esa persona. Sin embargo, por medio del internet, me enteré de dos casos donde el medio que permitió el rencuentro fueron los videojuegos, si son o no verídicos no me corresponde a mí juzgarlo, pero son completamente posibles.

El primero, el que recientemente supe, tiene que ver con un joven, el cual tras mucho tiempo, sacó su xbox (la primer versión, el transformer), que tenía guardado desde hacia muchos años, lo guardó por un trágico suceso, la muerte de su padre, y dado que el solía jugar en dicha consola con él, decidió guardarla.

Tras decidir jugar en la consola uno de los juegos de carreras que jugaba con su papá, RalliSport Challenge, se encontró conque al jugar una carrera, esta tenía guardada el fantasma de la mejor vuelta (opción que traen muchos juegos de carreras desde hace tiempo), dicho fantasma no era otro que el de su papá, que la última vez que jugó, pudo poner el mejor tiempo. El joven entonces comenzó a jugar contra su papá, contra su fantasma al menos, hasta que pudo hacer un mejor tiempo, y se detuvo antes de llegar a la meta, para que el coche de su papá llegara primero, y así no perder su registro, así tras muchos años, pudo volver a jugar con su padre.

El otro caso, ya tiene algo más de tiempo, sucedió que un muchacho que tenía un game cube con el juego animal crossing, un juego en el que se realizan distintas actividades, tipo Farm ville pero en serio, y en el que es posible tener más de un personaje en el juego y que estos se pasen items y regalos unos a otros. La madre de este muchacho sufría de una enfermedad degenerativa, un día se le ocurrió enseñarle el juego a su mamá, y le gustó, durante un tiempo lo jugaron juntos, cada quien con un personaje, pero luego al muchacho lo aburrió y dejó de jugarlo, mientras que su mamá lo seguía jugando.

Así pasó el tiempo hasta que la enfermedad de su madre ya no le permitió jugar más, y al tiempo murió. Después el muchacho decidió volver a jugar este juego, y su sorpresa fue grande al descubrir que su personaje tenía incontables regalos que el personaje de su madre le había estado mandando, aún cuando el ya no lo jugaba.

Todo este choro es porque estas cosas aunado a lo que sucedió este año, y el que aún faltan de 6 a 10 años para que a Xóchitl le entregue el cuchitril, es posible que para entonces, yo ya sea un fantasma, que ya no esté en el mundo y que estos post sean la forma en como me este comunicando con ella, si esto sucediera, sería el Bonus el que se encargaría de revelarle el blog a mi hija, y cuando lea a su padre, sepa que desde el más allá la esta cuidando, si es así, espero alguno de los lectores del blog se apunte como "tío" jeje, en fin, si no, de todas formas esto quedará de recuerdo de mis andanzas mundanas para mi hija.

4 comentarios:

  1. Se me puso la piel chinita, y nada de que yo le revelare a Xochilt el cuchitril, aun nos quedamucha vida pa recorrer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo espero, pero hay que ir previendo cualquier escenario que suceda.

      Eliminar
  2. En su día leí también la historia de la madre del Animal Crossing. Fue muy conmovedora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pone la piel chinita la primera vez que la lees

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails