add 2

viernes, 15 de junio de 2012

Que padre.

Se acerca el día del padre, y en esta ocasión siendo mi tercer año que me toca alución a ese día, voy a recordar un poco algunas situaciones en las que nos la pasabamos bien padre con mi padre cuando nos llevaba con él a su trabajo, el cual cambiaba según la época.

Las andanzas más antiguas se remontan a la época en que mi papá era locutor de una de las estaciones de radio de la ciudad donde vivimos, donde tenía varios programas, de ellos, siendo un par de particular éxito, Las viejitas y La hora del ausente. Era los domingos cuando nos llevaba con él, ya que se enlazaba la estación a la transmisión del partido de futbol de la mañana. Esas dos horas aprovechabamos para jugar con él en el pasillo de la radiodifusora ya sea con alguna pelota o juguete que llevábamos, mi papá solo se daba sus vueltas para asegurarse que no se cayera el enlace. 

Terminando el partido de futbol, tiempo en que mi papá tenía que volver al aire, nos pasaba entonces a una cabina de grabación separada de la de transmisión, donde había unas tornamesas para discos donde nos ponía ya sea algún disco de canciones infantiles o de algún cuento grabado, será que yo estaba pequeño, pero recuerdo unos aparatos enormes, en los que al colocar los discos de vinilo de 33 revoluciones, empezaban los cuentos y fantasías.

Cabe remarcar que estoy escribiendo acerca de una era prehistórica al internet, que aún estaba a más de 10 años de comenzar siquiera a ser popular, y también lejos aún del boom de las computadoras, por lo que la estación era a la antiguita, con sus montones de aparatos en la cabina, los anuncios se tocaban en unas casetteras muy grandes y la música no se tenía en emepetres, sino que había que ir ala gran cuarto que estaba destinado a la discoteca de la estación y seleccionar los discos, previa revisión de que estuvieran en buen estado, llevarse el bonche a la cabina y estar poniendo uno por uno y justo en la canción deseada, estando siempre "al tiro" por si el disco estaba rayado.

Todo fue muy bien, salvo un "pequeño" incidente que sucedió una de esos días, en los que se nos hizo fácil ponernos a jugar con los tornamesas de la cabina de transmisión en un rato en que mi papá se ocupó, lo que no sabiamos fue que hechamos a perder las agujas lectoras, por lo que metimos a mi papá en una buena bronca, por ser domingo y no haber tiendas donde reemplazarlas,  afortunadamente pudo conseguir unas de emergencia tras un buen rato de silencio en la estación, desconozco si a él le dijeron algo, nosostros si nos llevamos una buena y merecida regañada , ni modo pa' asi son los niños.


Después de esta etapa y que cambio de trabajo, no llevo un par de veces a sus siguientes chambas,  en uno fue cuando tuve mi primer encuentro cercano del tercer tipo con las computadoras para el trabajo, ya que les ayudaba a unos amigos que tenían una editorial, esa vez que fuimos, yo vi que le picaban un monton de cosas a la maquinda y de repente salio una hoja impresa, claro que todo eso quedó en el olvido cuando en la pc pusieron el solitario y también el block out, una especie de Tetris tridimensional.

También trabajó un tiempo en una fabrica de carrocerias para camionetas y camiones, en la parte administrativa aclaro, y un día nos llevó y nos trepamos a un tráiler al que le estaban haciendo una caja, había un montón de botoncitos y chacharas,  en la cabina, claro, primero mi papá se aseguro de que no hubiera forma de salir con algún chistecito como el de la radiodifusora, todo estuvo bien hasta que el chofer del trailer llegó de repente y nos dió un buen susto.

Luego de esta etapa, hubo otro que fue más duradera y a la que nos llevó varias veces, cuando entró a trabajar a unos de los periódicos de aqui del pueblo, en esta ocasión nos llevaba los sábados por la tarde, que era cuando ya no había gente en la oficina, básicamente nos prendía un par de computadoras y nos dejaba picarles, la sesión se dividía en partes, una didáctica en la que mi papá ponía el viejo MS WORKS para DOS en la computadora y teniamos que avanzar un tramo del tutorial que tiene, por cierto muy dinámico y entretenido, luego nos poníamos a escribir algo en el editor de textos del programa y finalmente la sesión recreativa, la que más esperabamos, donde jugabamos el solitario del windoes 3.11 e intentabamos el buscaminas, pero no le entendía.

Estas idas al trabajo de mi papá fueron en algun momento contemporáneas de las idas a la plaza comercial, por lo que podiamos estar alternando cada semana, en fin, eran buenos ratos lo que pasabamos "trabajando" con mi papá. Ya más delante ya no se dieron más idas porque básicamente mi papá comenzó a trabajar por su cuenta, así que ya no había sitio a cual ir, no por otra cosa, yo creo en un par de años traeré de vez en cuando a Xochilita al trabajo.


4 comentarios:

  1. Jaja cabe señalar, que tú fuiste el culpable de las agujas, te faltó cuando nos llevaba a la otra estación de radio y nos ponía a "escribir" una noticia en esas antiguas máquinas de escribir que eran como de una tonelada cada una jaja

    ResponderEliminar
  2. Cierto eran unas maquinotas, si si ahora resulta que la culpa fue mia de lo de los discos

    ResponderEliminar
  3. Excelenteeeeeeeeeee post!!!!!!!!!!!!!!! :)
    saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, ya tenias rato que no andabas por aca

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails